Comienzan las obras de restauración en el embarcadero El Hornillo



6 de julio 2022. Ya han comenzado las obras de restauración de el embarcadero El Hornillo. Adjudicadas las obras de la primera fase a la empresa Albaida Infraestructuras S.A, tiene un presupuesto de  994.130,45 euros, IVA incluido.

La ejecución de las obras de la primera fase tendrá una duración máxima de seis meses desde la formalización del acta de comprobación de replanteo.
La idea es que las etapas se desarrollen por tramos completos, de modo que, cuando se finalicen las obras de la primera fase, ya se pueda abrir parcialmente el embarcadero a las visitas de los ciudadanos mientras se continúa trabajando en sucesivas fases.
La subvención del Gobierno Central para acometer esta obra inicial tiene una cuantía de 750.000 euros con cargo al 1,5 Cultural  a los que hay que añadir otra cantidad de 250.000 euros que deberá aportar el propio Ayuntamiento; un millón de euros en total para una primera fase que se desarrollará en el comienzo del Embarcadero, que es la zona más deteriorada por la erosión del mar.





Adjudicadas las obras de la primera fase de la restauración del Embarcadero de El Hornillo

Se ha adjudicado a la empresa Albaida Infraestructura por un importe de casi un millón de euros. El plazo de ejecución de las obras es de seis meses

Una vez finalicen las obras de la primera fase se podrá abrir parcialmente el embarcadero mientras se ejecutan las sucesivas fases

El  ayuntamiento de Águilas ha adjudicado el contrato de las obras de la primera de las tres fases del proyecto de consolidación y restauración del embarcadero de El Hornillo a la empresa Albaida Infraestructuras S.A por un importe de 994.130,45 euros, IVA incluido.
La ejecución de las obras tendrá una duración máxima de seis meses desde la formalización del acta de comprobación de replanteo.
Entre las mejoras propuestas por la empresa se encuentra la recuperación de la boya metálica y la iluminación del área peatonal.
Los técnicos municipales encargados de comprobar, vigilar e inspeccionar las obras son el arqueólogo Juan de Dios Hernández, el arquitecto Javier Rollán y el ingeniero municipal Georges Jacques Janssen.
La idea es que las etapas se desarrollen por tramos completos, de modo que, cuando se finalicen las obras de la primera fase, ya se pueda abrir parcialmente el embarcadero a las visitas de los ciudadanos mientras se continúa trabajando en sucesivas fases.
La subvención del Gobierno Central para acometer esta obra inicial tiene una cuantía de 750.000 euros con cargo al 1,5 Cultural  a los que hay que añadir otra cantidad de 250.000 euros que deberá aportar el propio Ayuntamiento; un millón de euros en total para una primera fase que se desarrollará en el comienzo del Embarcadero, que es la zona más deteriorada por la erosión del mar.

Una joya arquitectónica de principios del siglo XX

El embarcadero de mineral El Hornillo se construyó en los primeros años del siglo XX para potenciar la línea ferroviaria entre Águilas y Baza con la explotación de las minas en Sierra de Bacares.
La iniciativa del inglés Gustavo Gillman fue inaugurado el 18 de agosto de 1903 aunque hubo que esperar un año más para que entrara en pleno funcionamiento.
El embarcadero es considerado como el segundo más importante de España. Su construcción es de acero y hormigón con capacidad para dos recibir dos barcos de carga simultáneamente.
Estaba unido con la Estación de Águilas a través de una vía de más de un kilómetro de longitud y un desnivel de siete metros para salvar la rambla de las Culebras a través del Puente El Hornillo, una infraestructura metálica de 42 metros de longitud que se construyó en 1901. Igualmente, la instalación cuenta con tres túneles, uno de ellos actualmente musealizado.
El primer barco en cargar en el Hornillo, en 1903, fue el vapor inglés Greatland, y el último, el 1 de diciembre de 1970, el buque español Juan Nespral y su cierre oficial se formalizó el 15 de junio de 1973.

Visita al Embarcadero del Hornillo para  diseñar la estrategia para su restauración

13 de abril 2021. Los técnicos responsables de la redacción del proyecto de restauración del Embarcadero del Hornillo, han visitado esta mañana el emblemático monumento acompañados por la alcaldesa de Águilas, Mari Carmen Moreno, la edil de Cultura, Maido Simó, el arquitecto municipal, Javier Rollán, y los arqueólogos Juan de Dios Hernández y Ricardo Yesares. Esta toma de contacto física, según han explicado los ingenieros Miguel Hernández, Giusy di Pinto y Laura Serra, de la empresa adjudicataria del proyecto INES Ingenieros Consultores, “se orienta hacia las estrategias y pautas a seguir en cuanto a su restauración y permitirá poner las bases para programar las distintas intervenciones futuras y el resultado final para su puesta en valor integral”. El arqueólogo municipal, Juan de Dios Hernández, ha añadido que “ahí radica la importancia de esta toma de contacto, donde a nivel técnico debemos consensuar criterios desde los organismos implicados, que son la Dirección General de Bienes Culturales, el Ayuntamiento de Águilas y el equipo redactor del proyecto y director de obras”.

Se prevé que las obras den comienzo este año. “Gracias a haber obtenido el 1,5% Cultural para llevar a cabo la rehabilitación del embarcadero el Hornillo, hemos podido adjudicar el proyecto a una empresa de ingeniería, que se enviará al Ministerio de Fomento para que nos lo autoricen y, en cuanto esté autorizado, procederemos a la licitación de lo que es la obra en sí de esta primera fase de restauración de este monumento tan emblemático", ha explicado la alcaldesa, quien ha adelantado que ya están trabajando en la solicitud de los fondos para la segunda fase de rehabilitación.



La idea es que las etapas se desarrollen por tramos completos, de modo que, cuando se finalicen las obras de la primera fase, ya se pueda abrir parcialmente el embarcadero a las visitas de los ciudadanos mientras se continúa trabajando en sucesivas fases.

La subvención del Gobierno Central para acometer esta obra inicial tiene una cuantía de 750.000 euros a los que hay que añadir otra cantidad de 250.000 euros que deberá aportar el propio Ayuntamiento; un millón de euros en total para una primera fase que se desarrollará en el comienzo del Embarcadero, que es la zona más deteriorada por la erosión del mar.

El deterioro de esta obra de ingeniaría, diseñada por Gustavo Gillman e inaugurada el 18 de agosto de 1903, se debe no solo a las inclemencias del tiempo, sino también al abandono, ya que la arquitectura industrial fue durante muchos años denostada. “La arquitectura industrial nace en el siglo XIX y tiene como base fundamental el trabajo en hierro y ladrillo. Por primera vez se toma en valor lo que es el esqueleto de los edificios, o sea, la estructura base, el hierro, y no se decora. Esto en ese momento supone un escándalo, porque era poner de manifiesto la belleza en las formas más puristas a través de los materiales totalmente desnudos de cualquier ornamento. Un ejemplo es nuestro Embarcadero del Hornillo, junto con el Embarcadero del Cable Inglés que hay en Almería. Esta arquitectura del hierro fue denostada en aquel momento, pero, sin embargo, en el siglo XX y hoy en día son muchos los estudios de arquitectos e ingenieros que apuestan por

la rehabilitación e incluso por la construcción de nuevos edificios con el estilo industrial, poniendo de manifiesto que no solamente la ornamentación de los edificios es lo que los hace bellos, sino que los propios elementos estructurales son ya bellos en sí”, ha explicado la edil de Cultura, Maido Simó.



Historia del Embarcadero

Gillman tenía como objetivo potenciar la línea férrea de Águilas-Lorca-Baza con la explotación de las minas de hierro existentes en la Sierra de Bacares. Las obras corrieron a cargo de la Great Southern of Spain Railway Company, de capital británico, que también era propietaria y constructora de la línea Lorca-Baza.

El embarcadero llegó a ser considerado como el segundo en importancia de España. Su construcción fue realizada totalmente en acero y hormigón con capacidad para albergar y suministrar a dos buques de forma simultánea. Su longitud es de 178 metros y tiene una altura de 12 metros. Estaba unido a la estación de Águilas por un puente metálico de 42 metros en cuatro tramos y con una longitud total del ramal ferroviario de 1,1 km. Asimismo, la instalación cuenta con tres túneles situados a la salida entre el puente y la plataforma que precede al embarcadero. Continuó en servicio hasta diciembre de 1970, fecha en que se produjo la última descarga de mineral en un buque.


En 2009, el Consejo de Gobierno Español lo declaró Bien de Interés Cultural (BIC) con categoría de Monumento, sumándose a los 5 Bienes de Interés Cultural que ya tenía la población de Águilas: el Castillo de los Chuecos, el Castillo Tébar, el Castillo-fortaleza San Juan de Águilas, el Casino y la Torre de Cope.

Las obras de rehabilitación del Embarcadero El Hornillo se desarrollarán en tres fases

En la primera fase se consignará un millón de euros en total, 750.000 del Gobierno de España y 250.000 del ayuntamiento de Águilas

El objetivo del consistorio es que, una vez concluyan las obras de la primera fase,  se pueda abrir al público el tramo rehabilitado

Fotografía de Fernando Mula


17 diciembre 2020. Una vez que el Gobierno de España ha comunicado la concesión de una partida presupuestaria con cargo al  1,5% Cultural para llevar a cabo la rehabilitación del embarcadero el Hornillo, el ayuntamiento de Águilas ya está perfilando los detalles de unas obras que se desarrollarán en tres fases, en un principio a lo largo de tres anualidades. 

Según fuentes municipales, la subvención del ejecutivo central aprobada esta misma semana tiene una cuantía de 750.000 euros a los que que hay que añadir otra cantidad de 250.000 euros que deberá aportar el propio ayuntamiento. Un millón de euros en total para una primera fase que se desarrollará en el comienzo del embarcadero y que es la zona más deteriorada por la erosión del mar ya que es donde rompen las olas.

Según ha podido saber todoaguilas.es, el objetivo del consistorio es que las fases no se desarrollen por alturas sino por tramos completos; es decir, que cuando se finalicen las obras de la primera fase, ya se pueda abrir parcialmente el embarcadero a las visitas de los ciudadanos mientras se continúa trabajando en sucesivas fases.

Una joya arquitectónica de principios del siglo XX

El embarcadero de mineral El Hornillo se construyó en los primeros años del siglo XX para potenciar la línea ferroviaria entre Águilas y Baza con la explotación de las minas en Sierra de Bacares.

La iniciativa del inglés Gustavo Gillman fue inaugurado el 18 de agosto de 1903 aunque hubo que esperar un año más para que entrara en pleno funcionamiento.

El embarcadero es considerado como el segundo más importante de España. Su construcción es de acero y hormigón con capacidad para dos recibir dos barcos de carga simultáneamente. 


Estaba unido con la Estación de Águilas a través de una vía de más de un kilómetro de longitud y un desnivel de siete metros para salvar la rambla de las Culebras a través del Puente El Hornillo, una infraestructura metálica de 42 metros de longitud que se construyó en 1901. Igualmente, la instalación cuenta con tres túneles, uno de ellos actualmente musealizado.

El primer barco en cargar en el Hornillo, en 1903, fue el vapor inglés Greatland, y el último, el 1 de diciembre de 1970, el buque español Juan Nespral y su cierre oficial se formalizó el 15 de junio de 1973.  



Luz verde a la rehabilitación del Embarcadero El Hornillo.

 

14 de diciembre 2020La alcaldesa de Águilas, Mari Carmen Moreno, acaba de anunciar que la Comisión Mixta del 1,5% Cultural, presidida por el secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda, Pedro Saura, y compuesta por representantes de Mitma y del Ministerio de Cultura y Deporte, ha dado hoy luz verde al proyecto de rehabilitación del Embarcadero de El Hornillo, uno de los símbolos de nuestra localidad. 

El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana aportará 3.574.119,63 euros destinados a seis proyectos de recuperación y puesta en valor del patrimonio histórico español en la Región de Murcia con cargo a los fondos que se generan para el 1,5% Cultural como consecuencia de la contratación de la obra pública.


La inversión total prevista en la Región de Murcia, por las entidades y administraciones participantes, incluyendo las aportaciones del Estado, es de 5.004.194,58 euros.
En lo que respecta a Águilas, el Ministerio destinará 1.000.000 de euros para la consolidación y restauración del Embarcadero de "El Hornillo".


Asignación
Instagram